COMPARTIR EL TIEMPO CON LOS HIJOS

Es necesario en la vida familiar dedicarle tiempo nuestros hijos, el interés por ellos va mas allá de una simple pregunta de cómo te fue en tus estudios, hay que interesarse por lo que están aprendiendo, auxiliarles en sus tareas escolares, valorar sus logros y ayudarles en sus dificultades de aprendizaje; además hay que ser los primeros a quienes los hijos vean estudiando o leyendo algún libro interesante, de esta manera, el estudio para ellos se ira convirtiendo en un valor, que lo irán introyectando en su vida diaria.

En la medida en que los padres se van actualizando en el aprendizaje de cosas nuevas, las podrán ir enseñando a sus hijos, contarles cuentos, historias y anécdotas, es una manera fácil de aprovechar el tiempo que tenemos para compartir con ellos.

También es ineludible jugar con ellos, estos lo agradecerán y recordarán con agrado, lo mismo que enseñarles juegos nuevos, como futbol, basquetbol, ajedrez etc. ; los padres deben de ser los primeros instructores de sus hijos en la practicas de cualquier deporte, es mas valioso para ellos el primer pelotazo realizado con el papá en la cancha del barrio, que inscribirlos en una escuela de futbol, lo anterior logrará fomentar unas relaciones de amistad y de confianza que sentarán las bases de un entendimiento óptimo en el futuro y durante la adolescencia.

Por esto es imperioso reservar un huequecito diario para nuestros hijos, que será muy gratificante tanto para ellos como para nosotros, esto les proporcionará seguridad, al poder percibir que siempre podrán contar con sus padres.

Pero a veces por cuestiones laborales, queda muy poco tiempo para compartir con ellos y máxime cuando ambos cónyuges trabajan; en estos casos en necesario aprovechar al máximo los fines de semana, los cuales deben estar enteramente dedicados a niños y adolescentes; para que ellos comprendan la situación y se conviertan estos espacios de recreación y aprendizaje familiar, en lugares donde los críos se sientan amados, importantes y valorados por sus progenitores, de esta manera el ambiente familiar será el lugar propicio para el desarrollo humano y fraterno de cada uno de los miembros de la institución familiar.

GUSTAVONAR

0 Responses

Publicar un comentario en la entrada